Las mejores tecnologías médicas del 2022

La tecnología médica ha avanzado mucho desde la invención de las gafas y el estetoscopio. La mayor disponibilidad de Internet móvil, la expansión de una clase media más acomodada y el envejecimiento de la población mundial están impulsando el cambio en el sector sanitario, y la tecnología asociada está cambiando más rápido que nunca. Según un perfil del sector sanitario elaborado por el Foro Económico Mundial, más de mil millones de personas necesitarán reciclarse en tecnología médica de aquí a 2030.

Muchas de las nuevas tecnologías más interesantes de la medicina deben utilizarse conjuntamente, y ya existen intentos integrados para ello. Algunas clínicas inspiradas en la tecnología, como Forward y One Medical, adoptan un enfoque de atención primaria similar al de un conserje, poniendo la tecnología al servicio de los proveedores para que pasen más tiempo de calidad con sus pacientes. Pero esto es solo el principio.

En 2020 y 2021, la pandemia de Covid-19 obligó a la atención sanitaria a avanzar hacia el futuro y, como resultado, se probaron a gran escala varias tecnologías médicas prometedoras. En 2022, la cuestión es cómo esas tecnologías pueden utilizarse conjuntamente en un mundo pospandémico.

Siga leyendo para conocer las tecnologías médicas más interesantes para 2022.

1. MONITORIZACIÓN REMOTA DE PACIENTES

Gracias a la monitorización remota de pacientes (RPM), los médicos pueden saber lo que ocurre con un paciente sin estar físicamente cerca. La monitorización remota de pacientes tiene varias ventajas, como mejores resultados para los pacientes, un tiempo de respuesta más rápido y una reducción significativa de los costes a lo largo del tiempo. De hecho, la RPM va de la mano de la telemedicina al reducir la necesidad de desplazamiento de los pacientes y mitigar la exposición de todos.

Gracias a los cambios legislativos de Medicare para la pandemia de Covid-19, se aprobaron varias formas de RPM para su reembolso, aumentando efectivamente la popularidad de esta nueva tecnología.

2. INTELIGENCIA ARTIFICIAL

La inteligencia artificial (IA) adopta muchas formas diferentes en la asistencia sanitaria. La principal tendencia de la IA en la sanidad en 2022 será la utilización del aprendizaje automático para evaluar grandes cantidades de datos de pacientes y otra información. Mediante la creación de algoritmos a medida, los programadores pueden imitar el pensamiento humano y escribir programas que aparentemente pueden pensar, aprender, tomar decisiones y actuar.

No, esto no significa que la atención médica vaya a ser prestada de repente por robots sensibles. Sin embargo, sí significa que, teniendo en cuenta el historial médico de un paciente y sus síntomas actuales, los médicos pueden recibir sugerencias de diagnósticos, medicamentos y planes de tratamiento. Los médicos siempre tendrán la última palabra, pero la información estará a su disposición.

En general, al analizar los datos sanitarios de esta forma tan sólida y completa, los responsables de la sanidad podrán utilizar los resultados para mejorar los resultados de los pacientes, reducir los costes y aumentar la satisfacción laboral del personal.

3. TERAPÉUTICA DIGITAL

Los pacientes que padecen enfermedades crónicas suelen requerir una atención continua por parte de sus médicos. Esta atención puede incluir la educación del paciente, el control de los síntomas, el ajuste de la medicación y los cambios de comportamiento. Esta atención no sólo es costosa, sino que también consume mucho tiempo tanto para el personal médico como para los pacientes. Ahora, hay nuevas terapias digitales que pueden desempeñar este papel.

Las terapias digitales son prescritas por un médico a un paciente para su condición médica particular. Se puede acceder a estos sofisticados programas informáticos como aplicaciones en el smartphone del paciente o a través de un ordenador personal. Se someten a las mismas pruebas rigurosas que todos los medicamentos, incluidos los ensayos clínicos aleatorios. Entre las afecciones médicas que se adaptan bien a la terapéutica digital se encuentran la diabetes de tipo I y II, el cáncer, la ansiedad, el dolor musculoesquelético, el TDAH, el asma, las migrañas, el insomnio y el abuso de sustancias.

A medida que los pacientes utilizan las aplicaciones, la información sobre su bienestar se transmite a su médico. Esto permite a los médicos poder controlar a los pacientes sin tener que verlos regularmente, así como detectar problemas mucho antes que cuando un paciente tiene que esperar a una cita.

4. LA TECNOLOGÍA EN LA SALUD MENTAL

En el último año han surgido varias tecnologías nuevas que pueden ayudar a atender las necesidades continuas de salud mental de los pacientes. La mayoría de las evaluaciones y deben ser completadas por un clínico, ahora hay herramientas adicionales que los pacientes pueden utilizar para mejorar su salud mental entre las citas.

Las terapias digitales mencionadas anteriormente son especialmente adecuadas para proporcionar una atención de salud mental continua de alta calidad. Cada vez más, algunas aplicaciones son capaces de completar la información del paciente y proporcionar un diagnóstico inicial antes de que el paciente se reúna con el médico. Un método terapéutico tradicional llamado terapia cognitivo-conductual (TCC) ha sido ampliamente adoptado y utilizado en la terapéutica digital con un éxito significativo, cuando se utiliza junto con la terapia virtual o en persona, para ayudar a los pacientes a cambiar su comportamiento.

Pero, y ¿qué tienen en común todas estas tecnologías?: El internet

Como vemos, muchos procesos relacionados con la salud son remodelados por Internet. En el ámbito clínico, Internet permite al personal sanitario acceder rápidamente a información que puede ayudar a diagnosticar enfermedades o a elaborar planes de tratamiento adecuados. Puede hacer que los historiales de los pacientes, los resultados de las pruebas y las directrices prácticas sean accesibles desde la sala de examen. También puede permitir que los profesionales sanitarios se consulten entre sí por vía electrónica para debatir planes de tratamiento o procedimientos quirúrgicos.

Al mismo tiempo, Internet favorece un cambio hacia una atención más centrada en el paciente, permitiendo a los consumidores recopilar información relacionada con la salud por sí mismos; comunicarse con los proveedores de atención, los administradores de planes de salud y otros consumidores por vía electrónica; e incluso recibir atención en el hogar. Internet también puede apoyar numerosas actividades relacionadas con la salud más allá de la prestación directa de la atención. Al apoyar las transacciones financieras y administrativas, la vigilancia de la salud pública, la educación profesional y la investigación biomédica, Internet puede agilizar los gastos administrativos asociados a la asistencia sanitaria, mejorar la salud de la población del país, formar mejor a los proveedores de asistencia sanitaria y conducir a nuevos conocimientos sobre la naturaleza de las enfermedades.

La capacidad de Internet para dar soporte a estas aplicaciones depende de que se satisfagan las necesidades técnicas pertinentes y de que se comprendan y gestionen los aspectos operativos de los sistemas implicados. Como ocurre con cualquier sistema informático, los requisitos técnicos dependen en gran medida de las características específicas de cada sistema: número de usuarios previstos, grado de interacción en tiempo real deseado, número de sesiones simultáneas que deben soportarse, etc.

Entonces, ¿Cuántos gigas de internet se debe contratar en el mundo médico? Se estima que para que una red médica funcione correctamente, se necesita al menos 10GB de internet para soportar rellenar las fichas clinicas, hacer videollamadas de corta duración, utilizar correos y buscar información adicional mediante videos y noticias. Sin embargo, dependiendo del número de usuarios como se mencionaba anteriormente, será necesario una mayor cantidad de gigas y lo mejor sería un plan ilimitado que soporte todas las nuevas tecnologías precisadas.

Fuente: Selectra